Saleta de Jovellanos

Situada en la planta baja de la antigua casa palacio de la familia del político Juan Arias de Saavedra, conserva los bocetos con los que se decoraron sus paredes durante la estancia que el ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos y el pintor Francisco de Goya disfrutaron en esa casa en el verano de 1808.

En plena convulsión política, Jovellano llega a casa de su amigo Arias de Saavedra tras recobrar la libertad para reponerse de su delicado estado de salud, padecido a consecuencia de su etapa de prisión en el castillo de Bellver (Mallorca).

Jovellanos, Goya y sus secretarios particulares participaron en la decoración de la Saleta, que era la antigua sacristía de la capilla de la casona. En sus paredes se conservan bocetos y frescos, que resumen la situación y contexto social, político y económico de la españa de 1808.

Entre las pinturas que decoran la Saleta, se encuentran algunos de los recuerdos que Jovellanos narra en su diario, como el castillo de Bellver, Puerto Pi, casa de campo con olivo y faro, paisajes y adornos florales.

Los comentarios están cerrados.